Contact

Av. Córdoba 4123, Piso 1
Phone:+541148643716
Fax:
Email:lac@ilga.org
Website:

#STOPCHECHENIA. No a las detenciones, muertes, torturas y a los campos de concentración para gays

Desde la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (ILGALAC) condenamos las gravísimas violaciones a los derechos humanos de los ciudadanos gays por parte del Estado checheno y llamamos a la comunidad internacional para que intervenga a través de sus organismos en defensa de la población LGBTI de este país.

En Chechenia, el gobierno está instrumentado una purga homofóbica de la ciudadanía a través del aparato represivo del Estado. Arrestos masivos, desapariciones forzadas, confinamientos en campos de concentración, torturas y hasta asesinatos son algunas de las atrocidades que periodistas y activistas han estado denunciando durante este último mes. Chechenia constituye una república perteneciente a la Federación Rusa, por lo que las autoridades rusas también deberían responder por estos crímenes en virtud de los compromisos asumidos a través de los tratados internacionales de derechos humanos. Lamentablemente, la alianza geopolítica entre Vladimir Putin y Ramzan Kadyrov, jefe de la República de Chechenia, hace que la presión internacional no esté dando los resultados esperados.

El pueblo checheno es una sociedad profundamente conservadora basada en tradiciones comunitarias que imponen lealtad a la religión islámica; el asesinato de personas homosexuales por honor es una práctica que, aun estando fuera de la ley, no solo no es sancionada sino que está siendo fomentada desde el mismo Estado. Los gays chechenos liberados, después de haber sido detenidos y torturados, son entregados a sus familias para ser asesinados en razón del deshonor que supone cualquier identidad sexual no hegemónica dentro del núcleo familiar. Si bien este tipo de prácticas homicidas están legitimadas en códigos morales y culturales enraizados en una sociedad apegada a las tradiciones, el gobierno está haciendo una administración estatal de la violencia homofóbica sin precedentes en nuestra historia reciente, poniendo el aparato represivo del Estado al servicio de perseguir y aniquilar a todo aquel que no lleve una vida heterosexual.

Pedro Paradiso Sottile, director ejecutivo de ILGALAC, manifestó: “Repudiamos y condenamos la brutal persecución hacia personas LGBTI en Chechenia y el establecimiento de campos de detención, tortura y muerte para gays o personas percibidas como tales. Desde ILGALAC, venimos denunciando a través de nuestras Alertas Regionales el uso político del fundamentalismo religioso hacia la ciudadanía LGBTI a nivel regional y mundial. La situación humanitaria en Chechenia es de extrema gravedad; no conforme con instrumentar una persecución estatal contra la comunidad gay, Kadyrov ahora amenaza con ‘exterminarla’ antes del comienzo del Ramadán. Exhortamos a la comunidad internacional para que actúe en forma urgente en contra de esta amenaza de limpieza social basada en la orientación sexual y la identidad de género, y exigimos el juzgamiento de los crímenes de lesa humanidad promovidos o avalados (por acción u omisión) por las autoridades de Chechenia y Rusia, en particular, por Vladimir Putin y Ramzan Kadyrov, presidente de la Federación Rusa y jefe de la República de Chechenia, respectivamente.”

ILGALAC considera que, frente al establecimiento de campos de detención, tortura y muerte, estamos ante crímenes de lesa humanidad que deberán ser oportunamente juzgados. Entretanto, la comunidad internacional debe redoblar todos los esfuerzos para condenar las graves violaciones a los derechos humanos de la población LGBTI de Chechenia, presionar con sanciones y asistir prontamente a las personas cuyas vidas corren serio peligro, otorgando visas humanitarias, asilo en embajadas y consulados, atención y alojamiento para refugiados por fuera de la Federación Rusa, permisos de residencia, redes de asistencia y evacuación, y otras medidas que contribuyan a poner un freno a la persecución civil y estatal en curso.

happy wheels
Compartir