“Estamos viviendo un proceso de fundamentalismo arraigado en Brasil”

El último 10 de agosto se encontró en un terreno baldío en la ciudad de Inhumas, Región Metropolitana de Goiania (Estado de Goiás), el cuerpo de João Antônio Donati, joven homosexual de 18 años. El asesinato ocurrió con refinamientos de crueldad. Su cuerpo fue encontrado con el cuello y las dos piernas quebradas y la boca estaba llena de papel. La bola de papel escondía un mensaje homofóbico: “Vamos a acabar con esta plaga”. La policía todavía está investigando si el caso es realmente un delito de odio contra la población LGBT (Lésbicas, Gays, Bisexuales y Transexuales).

 

Este caso trágico, que alcanzó repercusión en los medios de comunicación y en las redes sociales de Brasil esta semana, comprueba que está lejos de ser raro el hecho de que aparezcan noticias que involucren casos de homofobia. Algunos de estos episodios terminan incluso con el asesinato de las víctimas.

“Estamos viviendo un proceso de fundamentalismo arraigado en Brasil. Avanzamos en políticas públicas, pero la homofobia todavía es muy fuerte. Lo que ocurrió con el joven de Goiania es un retrato fiel de lo que padece la población LGBT. En nombre de ese fundamentalismo hemos perdido muchas víctimas”, denuncia Marcelle Esteves, vicepresidente del grupo Arco Iris, de Río de Janeiro, y coordinadora de política nacional de la Articulación Brasilera de Lésbicas (ABL), en entrevista con Adital.

La activista señala que el actual gobierno, comandado por la presidente Dilma Rousseff contribuyó con algunos puntos favorables relacionados con la visibilidad y derechos civiles LGBT, pero todavía hay que avanzar bastante.

“Hoy, más que nunca, tener un candidato comprometido con los derechos humanos es fundamental. Necesitamos un candidato que asuma la defensa no sólo de los derechos de las personas LGBT, sino que esté también atento a la cuestión del prejuicio racial, entre otras causas; una persona que asuma los derechos humanos como una pauta fiel y respete la vida”, destaca Marcelle.

 

Imagen: João Antônio Donati, joven gay asesinado en Goiania.
Fuente: ADITAL – Noticias de América Latina y el Caribe

Artículo original: A pesar de avances en los últimos años, la homofobia todavía está arraigada y es violenta en Brasil

Site Footer

X