Contact

Av. Córdoba 4123, Piso 1
Phone:+541148643716
Fax:
Email:lac@ilga.org
Website:

Dossiers ILGALAC – 9 de Marzo 2015

Adopción homoparental en Colombia

Recientemente, la Corte Constitucional de Colombia determinó que las parejas del mismo sexo podrán adoptar a un/a menor que sea hija/o biológica/o de uno/a de los dos solicitantes, pero descartó por el momento la posibilidad de la adopción homoparental conjunta. Aun así, aunque la demanda original no se vio satisfecha plenamente en sus reclamos, se trata de un importante avance hacia la equiparación de este valioso derecho para nuestras familias LGBTI.

En este Dossier repasamos en forma resumida el proceso que derivó en el fallo del 18 de febrero de 2015, los principales logros alcanzados, las posturas y argumentaciones claves, las perspectivas futuras, como así también la visión de un representante de Colombia Diversa, organización LGTBI que acompañó activamente el reclamo por la adopción igualitaria en ese país.


 

Cronología

[timeline src=”https://docs.google.com/spreadsheet/pub?key=0AoljJRdgUuI1dGdQdU8xX2lrTHJ5dnJfcUNyN1NjVlE&single=true&gid=0&output=html” width=”100%” height=”650″ font=”Bevan-PotanoSans” maptype=”toner” lang=”es” ]


hernando-chico

El camino hacia la adopción igualitaria en Colombia

Por Hernando Muñoz Sánchez*
Miembro del Consejo Regional de ILGALAC.
Digo “camino” porque todavía no hemos llegado. Estamos caminando, se dan pasos, se va poco a poco aunque quisiéramos que fuera ya, pues suficiente ha tenido la población LGTB de este país en discriminaciones y exclusiones como para seguir bajo la adversidad de tantas y tan poderosas fuerzas. Pero hay que seguir, sin dar un paso atrás.
No creo que se haya retrocedido. Por el contrario, se avanzó, y se avanzó no porque se hubiera aprobado la adopción igualitaria, sino porque una gran parte del país salió a favor nuestro con argumentos claros, coherentes y en busca de la igualdad. Es la primera vez que tantas personas se manifiestan y que la discusión es cualificada y fuera de apasionamientos.

Desde el gobierno nacional se apoyó a través de la voz a favor de dos ministro, el de Justicia y el del Interior, carteras del Ejecutivo del alto nivel. Es la primera vez que el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (instancia que protege los derechos de niños-as y adolescentes, y que se encarga de la adopción) salió a decir que no había ningún daño para un niño o niña si una pareja del mismo sexo los adoptaba. Se continuó con el apoyo de la Academia; las universidades pusieron la discusión en un nivel alto y científico, apoyando la adopción –a excepción de una universidad del Opus Dei, que luego públicamente se retractó–.

Sí, se ganó. Y se ganó porque todos estos son avances significativos para una lucha que ha sido permeada por ideologías conservadoras y religiosas en contra, como es el caso de una senadora liberal que presentó un proyecto de referéndum para escuchar al país y que sean los y las colombianas los que decidan (¡como si en la mayoría estuviera la verdad!), además de ser un proyecto que jurídicamente no tiene peso. Ganamos en que se ratifica la adopción cuando existen hijos biológicos de algún miembro de la pareja e, insisto, en la cualificada discusión que se dio al respecto.
Lo que sigue: continuar, no dar un paso atrás. Se seguirá discutiendo y es en la Corte Constitucional donde se dará de nuevo el debate, pues no podemos aceptar que ahora también los niños y las niñas adoptados-as sean de primera y de segunda.
Muchas preguntas, mucha discusión y mucho ánimo para continuar.

*Miembro de la Junta Directiva de Colombia Diversa y vicedecano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Antioquia.

¿Qué se logró?


Conocida la sentencia, la organización Colombia Diversa publicó una exhaustiva opinión jurídica acerca del fallo. De ese texto, destacamos los siguientes avances:

• La Corte estableció que no está prohibido por la Constitución que las parejas del mismo sexo adopten.
• La Corte reconoció el derecho a adopción del hijo/a biológica/o del compañero/a –que había sido establecido para una pareja de mamás lesbianas en agosto de 2014–, pero lo amplió para todas las parejas del mismo sexo. Esta medida beneficiará a miles de parejas del mismo sexo y sus hijos e hijas que requieran protección legal.
• La Corte dejó abierta la puerta para estudiar una nueva demanda de adopción de parejas del mismo sexo que analice los derechos de niños y niñas. En esto la Corte fue enfática y explícita en decir que frente a este asunto no existe cosa juzgada.

Opiniones y posturas claves

La Corte defendió como no discriminatorio su fallo, de acuerdo con un comunicado reproducido por la Revista Semana, entre otros medios nacionales. Sobre el rechazo a la adopción conjunta, consideró que no es un derecho reconocido por la ley colombiana en la actualidad y que es facultad exclusiva del Congreso de la República determinar quiénes pueden ser adoptantes. Y acerca de la adopción complementaria o por consentimiento, señaló que su fallo favorable busca preservar las relaciones familiares y los derechos de los niños, niñas o adolescentes.

Esta argumentación fue objetada como “incoherente” por la organización Colombia Diversa: “La Corte afirma en su decisión que tenemos derecho a la protección familiar pero nos descalifica para ser padres y madres mediante adopción conjunta”. La organización LGBTI sostuvo que la Corte no analizó con seriedad que la orientación sexual es el fundamento de la diferenciación con lo cual perpetúa una discriminación sin ninguna base legal ni científica.

Por su parte, el periódico El Tiempo señaló que la Corte no abordó un punto clave que es objeto de otra demanda también interpuesta en ese tribunal: el derecho de los/as niños/as a tener una familia. “La Corte Constitucional tendrá que determinar si la adopción homosexual -restringida a que el menor sea hijo/a biológico/a de uno de los miembros de la pareja-, que está vigente en el país, viola el derecho fundamental de los niños a una familia”.

¿Cómo sigue esta lucha?


El futuro de la adopción homoparental se percibe en dos ámbitos clave. Por un lado, la Corte continuaría siendo escenario de este debate, al estudiar una segunda demanda presentada por la Universidad de Medellín, en la que esa entidad pide tener en cuenta el derecho que tienen los niños, las niñas y los adolescentes a tener una familia.

Por otro lado, la propia Corte reconoció en su sentencia que es competencia del Congreso legislar al respecto. Y el Gobierno, en la voz del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, ya señaló que “es muy importante que en el Congreso se den estas discusiones”. Es por esto que también cabe esperar un futuro tratamiento en el Parlamento colombiano.


Compartir

Add your comment